OS LUSÍDAS LUÍS DE CAMOÉS (Canto Quarto XXIII a XXIX)

OS LUSÍDAS LUÍS DE CAMOÉS (Canto Quarto XXIII a XXIX)

Nota del Editor:

Advertencia de Luarna Ediciones Este es un libro de dominio público en tanto que los derechos de autor, según la legislación española han caducado. Luarna lo presenta aquí como un obsequio a sus clientes, dejando claro que: 1) La edición no está supervisada por nuestro departamento editorial, de forma que no nos responsabilizamos de la fidelidad del contenido del mismo. 2) Luarna sólo ha adaptado la obra para que pueda ser fácilmente visible en los habituales readers de seis pulgadas. 3) A todos los efectos no debe considerarse como un libro editado por Luarna.

XXIII.

«Con toda esta fulgente compañía,

Juan fuerte sale de la fresca Abrantes:

De Abrantes, donde corre fuente fria,

Que surte el Tajo en linfas abundantes

.Los primeros armígeros regia

Quien bien regir pudiera los gigantes

Ejércitos de Jerjes, con que pronto

Pasó y volvió á pasar el Hellesponto:

XXIV.

«Nuño Alvarez Pereira, verdadero

Azote de soberbios Castellanos,

Como el Hunno lo fuera ya primero

De los pueblos Franceses é Italianos;

Y en el ala derecha otro guerrero,

Afamado tambien, los Lusitanos

Guia bajo su mando al enemigo...

De Men-Rodrigo Vasconcelos digo.

XXV.

«Á Anton Vazquez de Almada corresponde

La ala izquierda regir de tropas dinas,

El que despues, de Abranches noble conde

Llegó á ser por sus glorias no mezquinas.

Luego en la retaguardia no se esconde

El pendon de Castillos y de Quinas,

Dó Juan está, Rey noble en cualquier parte,

Que oscurece el valor del mismo Marte.

XXVI.

«Rezando, por los muros, temerosas

De la suerte que aguarda á sus varones,

Las hermanas, las madres, las esposas,

Van ayuno ofreciendo, y oraciones.

Ya llegan las falanges belicosas

Frente de los contrarios escuadrones,

Que con grita espantable las reciben,

Y dudas todos de la lid conciben.

XXVII.

«Suenan, del mal cercano mensajeras,

Las voces de clarines y atambores:

Los Alféreces írguen sus banderas,

Que muchas son y varias en colores.

Domina el seco tiempo que en las eras

Recogen su sudor los labradores:

Entra en Astréa el sol, y rige Agosto:

Baco esprime á las uvas dulce mosto.

XXVIII.

«Dió señal la trompeta castellana,

Horrenda, ingente, fiera, temerosa;

La oyó el Ártabro monte, y el Guadiana

Atras volvió su linfa caudalosa:

La oyeron Duero y tierra Transtagana:

Llevó el Tajo á la mar su voz medrosa;

Y las madres, que el son rudo escucharon,

Á sus pechos los hijos estrecharon.

XXIX.

«Muchos rostros allí mudan colores,

Dando á la sangre el corazon abrigo;

Que en los grandes peligros, los temores

Mayores son á veces que el castigo

Ó parécenlo así, que los furores

De ofender y vencer al enemigo

Casi hacen no sentir la dolorida

Pérdida de los miembros y la vida.

 

 OS LUSÍDAS LUÍS DE CAMOÉS (Canto Quarto XXIII a XXIX)
Article Number: 26665
Read. 293 Time.
Rate this article.
Thank you for your vote.

This article was written by:

Joaquim Ferreira

Contact Me.

  • Email
  • Email
View More. Close.

article.Autor.author_review

Other articles written by this Author.