Comandantes en jefe de los ejércitos

Comandantes bolivianos[editar]

Durante la guerra del Chaco, el ejército boliviano fue dirigido sucesivamente por cuatro generales:

  • Filiberto Osorio (desde septiembre a octubre de 1932);
  • José Leonardo Lanza (desde octubre a diciembre de 1932);
  • Hans Kundt (desde diciembre de 1932 a diciembre de 1933);
  • Enrique Peñaranda Castillo (desde diciembre de 1933 hasta finalizar la guerra).

Detrás de ellos tuvieron fuerte influencia el presidente Daniel Salamanca y la oligarquía boliviana. Osorio y Kundt fueron sustituidos por errores de conducción y motivos políticos.

  • Hans Kundt fue la principal figura militar en Bolivia en las dos décadas anteriores a la guerra. Llegó al país el 11 de marzo de 1911, con el grado de mayor, encabezando una misión de 18 militares alemanes contratada por el estado boliviano para reorganizar el ejército. Su buena actuación, exclusivamente técnica, le valió el ascenso a general del ejército boliviano.

En 1914, estando de vacaciones en Alemania estalló la primera guerra mundial. Participó esencialmente en el frente oriental y luego en el frente occidental. Se retiró del ejército alemán con el grado de general y regresó a Bolivia en 1921 como un civil. Fue nuevamente contratado por el presidente Saavedra, se nacionalizó boliviano en 1921 y asumió la jefatura del Estado Mayor hasta 1926, pero con funciones cada vez más ligadas con la política interna boliviana. A mediados de 1930, intentó orientar a los oficiales bolivianos en cuestiones políticas a favor de la reelección del presidente Hernán Siles. Cuando este fue derrocado, tuvo que exiliarse.

En diciembre de 1932, ya con 63 años, fue llamado por el Gobierno para dirigir al ejército boliviano en campaña. Fue calificado como oficial tropero, por no poseer estudios de Estado Mayor, lo que influyó en la deficiente movilización del ejército boliviano en 1928 con su secuela de saqueos, disturbios, amotinamientos y deserciones. No solo tuvo que enfrentar al ejército paraguayo, sino también a las intrigas de los oficiales del alto mando boliviano. En diciembre de 1933, tras los sucesivos fracasos en Nanawa, Campo Grande y en Alihuatá-Campo Vía, fue destituido por Daniel Salamanca. Abandonó Bolivia y falleció en Suiza seis años después.

  • Enrique Peñaranda Castillo fue elegido por el presidente Salamanca como sucesor de Kundt por haber escapado del cerco de Campo Vía, hecho que no fue cierto y que Peñaranda evitó aclarar.8​

Participó, antes de la guerra, en el engaño del alto mando boliviano al presidente Salamanca con motivo de la ocupación del fortín paraguayo Carlos A. López, amparándose en la obediencia debida.9​

Comandantes en jefe de los ejércitos
Article Number: 1208
Read. 4 Time.
Rate this article.
Thank you for your vote.

This article was written by:

Carlos Delvalle Gonzalez

Contact Me.

  • Email
View More. Close.

article.Autor.author_review

Other articles written by this Author.