Rendición en Campo Vía

La 9.ª y 4.ª División bolivianas se encontraron en la zona llamada Campo Vía donde quedaron inmovilizadas por los dos brazos de la tenaza paraguaya.

Millares de hombres de color tierra circulaban sobre el pequeño campo esperando la orden de partida. Trípodes, morteros, cajas de municiones, cañones de repuesto, granadas, ametralladoras y fusiles, amen del equipo, se transportaban en los hombros no en la espalda [...] [En un camino] de cinco metro de ancho a través del bosque [...] descansaba nuestra columna de camiones [...] cargados con piezas de artillería y municiones para las diversas armas, ora con tanques destinados al aprovisionamiento de agua y gasolina, ora, en fin, cargados de víveres, carpas y equipos. Una mayor parte de las tropas de la 4.ª y 9.ª. División que se encontraban detenidas en su marcha, cubrían cuanto espacio libre quedaba sobre la ruta y sobre todo, a lo largo de la columna de automóviles […]. Así, embotelladas [...] en la picada, reducidas a un estrecho radio de acción, [...] toda maniobra más que difícil se hacía imposible [...] Tal era nuestra situación el nueve [de diciembre] en la tarde, grave en extremo y más aún si se toma en cuenta el agotamiento físico y la consiguiente depresión moral.Capitán de artillería boliviano Torres Ortiz de la 4.ª División,
en (Brockmann, 2007, p. 344)

El 10 de diciembre de 1933 se completó el anillo. Kundt consideró alarmistas e incorrectos los informes de los pilotos y de Banzer ya que estaba convencido de que el ejército enemigo no estaba capacitado para llevar a cabo operaciones coordinadas con una gran cantidad de unidades (5 divisiones) en un frente tan amplio. Kundt recriminó a Peñaranda porque se había retirado inexplicablemente desde Kilómetro Veintiuno hacia Saavedra, al sur, y le ordenó que volviera a esa posición para ayudar a las dos divisiones cercadas. Por su parte Banzer intentó abrir una picada para poder escapar pero la presión paraguaya, la espesura del monte, el calor y el cansancio de los zapadores bolivianos impidieron su concreción.

Mortero tipo Stokes Brandt.

El 10 de diciembre de 1933, a las 17:00, los bolivianos intentaron romper el cerco pero por error la aviación boliviana bombardeó a fuerzas del regimiento RI-50 Murgia al mando del capitán Antezana Villagrán, hecho que a posteriori algunos historiadores bolivianos trataron de ocultar.77​Solo el regimiento Lanza, en una lucha feroz y con grandes pérdidas, logró abrirse paso pero muy pocos soldados lograron escapar. El 11 de diciembre de 1933, las dos divisiones cercadas, sin ninguna opción, tuvieron que rendirse.

Las pérdidas bolivianas fueron importantes: murieron 2600 soldados y aproximadamente 7500 cayeron prisioneros (18 jefes, 170 oficiales, 7271 soldados).78​De un solo golpe, más de dos tercios del ejército boliviano fue destruido. Solo escaparon 1500 hombres, que en su mayoría pertenecían a las fuerzas de Peñaranda que no estuvieron dentro del cerco. Cuando se comunicó a La Paz que se había salvado Peñaranda, este nunca aclaró la situación y la cosechó en su favor como si fuera el héroe de la jornada, razón por la cual Salamanca lo promovió en lugar de Kundt.79​

Cuando el 11 de diciembre de 1933 los ministros y Toro llegaron a Muñoz para destituir al general Kundt, este los recibió en su puesto de mando:

Ya no estaba en el rol del dios Thor, que molería sus míseras existencias de funcionarios en un yunque con su martillo de trueno. Más bien deslizó con amargura que se sentía enfermo y agobiado no solo por las preocupaciones de la campaña y sus últimos resultados sino por la situación de su familia y sus negocios.Brockmann (2007, p. 323)

La rendición en Campo Vía proporcionó al Paraguay gran cantidad de armas y equipos: 8000 fusiles, 536 ametralladoras, 25 morteros, 20 piezas de artillería, 2 tanques Vickers, muchos camiones y una gran cantidad de municiones. El resto del ejército boliviano se retiró hacia Magariños.

En Muñoz, centro del comando boliviano en el sur, el 14 de diciembre de 1933, a las 10:00, en medio del trajin para desalojar el fortín y destruir sus instalaciones, el destituido general Kundt subió a un trimotor Junkers 52 del Lloyd Aéreo Boliviano y partió del Chaco para siempre. A la tarde, el Servicio de Escucha paraguayo descifró el siguiente parte:

De Muñoz, n.º 319, diciembre 14, 1933, 18:00. Para Director Etapas. Villamontes. Cifrado 724/171. Si no hay carga urgente para trimotor, puede traer mañana cigarrillos, coca, alcohol, unas botellas de pisco y pastillas agridulces para tropa que llega en malas condiciones físicas.Cifrado 724/171,
en (Querejazu Calvo, 1995, p. 191)

Ese mismo día, a 50 km al este, con la presencia del general Estigarribia, la bandera paraguaya reemplazó a la boliviana en el mástil del fortín Saavedra donde había ondeado desde su fundación, en el año 1924.80​El fortín Muñoz comenzó a arder al atardecer del 19 de diciembre de 1933. Al día siguiente, luego de un ligero bombardeo de la artillería paraguaya, ingresaron lentamente los soldados del RC-7 San Martín.81​

El 24 de diciembre de 1933, en el fortín Ballivián, nueva sede del comando boliviano, a 200 km al noroeste de Campo Vía, se reunieron para festejar la Navidad los oficiales bolivianos: Enrique Peñaranda, Ángel Rodríguez, Óscar Moscoso, David Toro y su protegido Germán Busch.

Los nuevos jefes se reunieron alrededor de una larga mesa para celebrar su encumbramiento. El desastre de Campo Vía quedó olvidado. El principal culpable [Kundt] estaba confinado […] sus espíritus retozaban de libertad y alegría. Ellos eran ahora los dueños de la situación y sabrían demostrar al país y al mundo que podían bastarse a sí mismos, conduciendo la campaña como no lo pudieron hacer ni Quintanilla, ni Guillén, ni Lanza, ni Kundt. El licor corrió sin tasa. Era la primera de las parrandas con que los integrantes de esos comandos, con contadas excepciones, iban a sumar, a su fracaso como estrategas, la fama de intemperantes.
Rendición en Campo Vía
Article Number: 1240
Read. 339 Time.
Rate this article.
Thank you for your vote.

This article was written by:

Carlos Delvalle Gonzalez

Contact Me.

  • Email
View More. Close.

article.Autor.author_review

Other articles written by this Author.