el sendero de la paz

EL SENDERO DE LA PAZ

 

Hoy, este siervo ha venido de seguro a vivificar el mundo y conducir a la unidad a todos los que habitan sobre la faz de la tierra. Aquello que Dios quiera se cumplirá y veréis la tierra como el Paraíso de Abhá (el Más Glorioso).

Bahá'u'lláh151

 

 

Conflicto Versus Concordia

 

Durante el siglo pasado los hombres de ciencia han dedicado mucho tiempo al estudio de la lucha por la existencia en el reino animal y el vegetal, y, en medio de las perplejidades de la vida social, muchos han buscado orientación en los principios que han resultado buenos entre las especies inferiores de la naturaleza. De esta manera han llegado a la conclusión de que la rivalidad y el conflicto son necesidades de la vida, y el exterminio de los miembros débiles de la sociedad algo legítimo y aun necesario para el mejoramiento de la raza. Por otra parte, Bahá'u'lláh nos dice que si deseamos ascender la escala del progreso debemos, en vez de mirar hacia atrás al mundo animal, dirigir nuestra vista hacia adelante y hacia arriba, y tomar, no a las bestias, sino a los Profetas, como nuestros guías. Los principios de unidad, concordia y compasión enseñados por los Profetas son la antítesis completa de aquellos que dominan el esfuerzo animal para su propia conservación, y tenemos que escoger entre los dos, pues no puede haber reconciliación entre ellos. 'Abdu'l-Bahá dice:

 

En el mundo de la naturaleza la nota dominante es la lucha por la existencia, cuyo resultado es la supervivencia del más fuerte. La ley de la supervivencia del más fuerte es el origen de todas las dificultades. Es la causa de luchas y guerras, de odio y rencor entre los seres humanos. En el mundo de la naturaleza hay tiranía, agresión, egoísmo, sojuzgamiento, usurpación de los derechos ajenos, y otros censurables atributos que constituyen los defectos del mundo animal. Por lo tanto, mientras los requisitos del mundo animal desempeñen una parte importante entre los hijos de los hombres, el éxito y la prosperidad serán imposibles. La naturaleza es guerrera, la naturaleza está sedienta de sangre, la naturaleza es tirana, pues la naturaleza está ignorante de la existencia de Dios Todopoderoso. Es por esto que esas crueles cualidades son naturales del mundo animal.

Por lo tanto, el Señor de la humanidad, sintiendo gran amor y misericordia, ha motivado la aparición de los Profetas y la revelación de los Libros Sagrados, para que por medio de la divina educación la humanidad pueda librarse de la corrupción de la naturaleza y de la oscuridad de la ignorancia, y adquirir virtudes, ideales y atributos espirituales, y se convierta en la fuente de emociones misericordiosas...

Ocurre cien mil veces, ¡ay!, que los ignorantes prejuicios, las diferencias no naturales y los principios antagónicos son aún desplegados por las naciones del mundo, unas en contra de otras, causando así el atraso del progreso general. Este retroceso ocurre porque los principios de la civilización divina están completamente abandonados y las enseñanzas de los Profetas olvidadas.152



el sendero de la paz
Article Number: 2944
Read. 10 Time.
Rate this article.
Thank you for your vote.

This article was written by:

Roberto Exposito Vierna

Contact Me.

  • Email
  • Email
View More. Close.

article.Autor.author_review

Other articles written by this Author.